Fiesta KOE.

Ayer fui a la fiesta del trabajo, porque la empresa cumple 12 años. Después de la eterna ceremonia de premiación donde sólo reconocen a la gente de publicidad, vino la parte buena: cena elegante donde hay comida ordenada de una manera que sólo se ve en películas y el bar abierto. Un bar abierto siempre me hará feliz, pero anoche también me atreví a hacer dos cosas que siempre me han dado miedo y que luego de hacerlas también me dejaron feliz.

Primero partieron las ganas de ir al baño durante la ceremonia. No me atreví a ir sola, así que esperé hasta que la Cony también tuvo ganas de ir; después de un trago, me dije que tenía que enfrentar el miedo. Tenía muchas ganas de ir de nuevo, pero cuando estábamos ya todos instalados en la pista de baile. Sin pensarlo mucho, dije que iría al baño. Fui sola, estuve sola adentro y me sentí poderosa, aka, con perso, así que aproveché de pasar al bar y pedir un trago. Yo sola. Repito: fui al baño y pasé al bar a pedir un trago yo sola.

Y después, para coronar mis truinfos, volví a ir al baño sola unos minutos antes de que saliéramos a tomar la van. Bueno, no sin antes decir “voy al baño, no se vayan sin mí”. De todas formas fue un gran avance; sé que son cosas chicas para cualquier otra persona, pero para mí es como haber escalado el Everest, así que mini wave in celebration of me.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s