Fiesta KOE.

Ayer fui a la fiesta del trabajo, porque la empresa cumple 12 años. Después de la eterna ceremonia de premiación donde sólo reconocen a la gente de publicidad, vino la parte buena: cena elegante donde hay comida ordenada de una manera que sólo se ve en películas y el bar abierto. Un bar abierto siempre me hará feliz, pero anoche también me atreví a hacer dos cosas que siempre me han dado miedo y que luego de hacerlas también me dejaron feliz.

Primero partieron las ganas de ir al baño durante la ceremonia. No me atreví a ir sola, así que esperé hasta que la Cony también tuvo ganas de ir; después de un trago, me dije que tenía que enfrentar el miedo. Tenía muchas ganas de ir de nuevo, pero cuando estábamos ya todos instalados en la pista de baile. Sin pensarlo mucho, dije que iría al baño. Fui sola, estuve sola adentro y me sentí poderosa, aka, con perso, así que aproveché de pasar al bar y pedir un trago. Yo sola. Repito: fui al baño y pasé al bar a pedir un trago yo sola.

Y después, para coronar mis truinfos, volví a ir al baño sola unos minutos antes de que saliéramos a tomar la van. Bueno, no sin antes decir “voy al baño, no se vayan sin mí”. De todas formas fue un gran avance; sé que son cosas chicas para cualquier otra persona, pero para mí es como haber escalado el Everest, así que mini wave in celebration of me.

Advertisements

Nueve años.

NUEVE AÑOS. No puedo creer que ya hayan pasado nueve años desde esta maravilla. Me siento súper anciana. No puedo creer lo joven, inocente y fome que era; y de repenta, pa’! Mi vida cambia luego de una hora de concierto. Ni cachaba las canciones de Franz Ferdinand más allá de alguna melodía loca que había escuchado en la radio, pero se convirtieron en mi banda favorita altiro, porque yo nunca tuve una a la cual decirle “banda favorita”. Y me enamoré de los cuatro, me enamoré de todo lo que hacían y de lo que siguen haciendo hasta ahora. De cierta manera, siempre serán mi primer amor ❤

Resumen de las vacaciones.

Creo que es la primera vez que de verdad me pone triste no haber ido a ningún lado. Vi varias fotos de gente que pasa el fin de semana en el interior o que pasa una semana haciendo road trips por el sur, mientras yo me quedé en casa más de dos semanas (si también contamos las dos semanas de licencia) haciendo nada más que ver series, revisar tumblr y escribir. Eso es relajo para mí.

De todas formas, ya estoy invitada a Punta Arenas para las vacaciones de invierno y este año será de mucho ahorro, porque el próximo se viene el mundo, baby.